MOTORES ELECTRICOS

RUEDA DE BARLOW

Podemos considerar los experimentos de Faraday en 1821 con conductores e imanes flotando en mercurio como el primer esbozo de un MOTOR ELÉCTRICO y aun, más allá, hasta los experimentos de Oersted y de Schweigger pueden disputar tal honor.
Uno de los eslabones más importantes en el camino hacia el MOTOR ELÉCTRICO es la rueda de Barlow (1822) debida a Peter Barlow (1776-1862)
Rueda de Barlow
 
Una rueda de cobre colocada entre los polos de un potente imán, se le comunica una corriente continua, poniéndose en ése momento a girar, como consecuencia de a la interacción entre el campo del imán y el creado en la rueda. En este aparato el conductor por medio del cual se comunica a la rueda la electricidad es un depósito de mercurio situado en su base
La importancia que se vislumbraba en la energía eléctrica, incentivó la investigación de las diferentes maneras de aprovecharla, una de estas maneras estaba destinada a los motores.

MOTOR DE FROMENT

MOTOR LINEAL

 
Basándose en Joseph Henry, que en 1831 había creado un artilugio oscilante movido por electroimanes y tambien influenciado por el diseño de la máquina de vapor, Pablo Gustavo Froment (1815-1865), construye un MOTOR ELÉCTRICO LINEAL, que fue desplazado inmediatamente por los motores rotativos, quedando convertido inmediatamente en mera curiosidad, al igual que ha pasado con otros muchos descubrimientos.
En este invento suyo un sistema de electroimanes impulsan alternativamente a sus núcleos móviles, produciendo un movimiento lineal, que un cigüeñal y un volante de inercia transforman en rotativo.
Motor de Froment
Precisamente una de las mayores ventajas de los motores eléctricos, sobre los de vapor fue su manifestación en forma de energía rotativa, sin mecanismos intermedios, por ello, la idea de Froment, no pudo prosperar.

MOTOR ELÉCTRICO ROTATIVO

El funcionamiento de los motores es consecuencia de la reversibilidad de los generadores. El cuerpo llamado "inducido", se pone en movimiento, respondiendo al campo magnético de otro cuerpo, llamado "inductor", también puede ser al contrario, que el inductor sea el que se mueve.
 
En 1834 Boris Semenovich Jacobi hizo ensayos con un motor eléctrico de electroimanes y cinco años más tarde lo empleó para navegar con un barco.
 

MOTOR DIDÁCTICO

 
Con fines experimentales podemos obtener un pequeño MOTOR DIDÁCTICO eléctrico, construyéndonos, una bobina al aire, cuyos extremos pelados por la mitad y longitudinalmente, nos sirven de colector y de eje, eje por donde una vez colocado en dos soportes conductores, se le introduce la corriente de una pila, y todo ello bajo la acción del campo magnético de un imán; tal y como se ve en la figura.