PÉNDULO ELÉCTRICO

Fundamentos
 

Tales de Mileto, que vivió en la Grecia clásica hacia el año 600 antes de nuestra era, describe la propiedad que adquiere el ámbar (elektron) de atraer pequeños cuerpos, después de ser frotado.

Este fenómeno se observa en el péndulo eléctrico, consistente en una bolita de médula de saúco (u otro material ligero), que suspendida de un fino hilo, es atraída o repelida por una barra de material aislante, que ha sido frotada con un trozo de lana o piel de animal.

 
La observación de estos fenómenos condujo a admitir la existencia de un fluido o energía que se denominó ELECTRICIDAD, cuya manifestación atractiva o repulsiva, se consideró indicativo de dos maneras en la electricidad, positiva una, negativa la otra y que las electricidades del signo contrario se atraen y las del mismo se repelen.
Si frotamos la barra del péndulo se carga de electricidad, por exceso o por defecto de electrones (dependiendo de la materia de la barra), si después de frotada la aproximamos a la bola, la bola es atraída, y poco después repelida. Explicase este efecto, suponiendo que la bola que está en estado neutro, tiene las dos electricidades, por ello en el primer momento la atrae, y por el contacto con la barra se carga de su misma electricidad, siendo repelida.
PÉNDULO ELÉCTRICO

COMO CONSTRUIR UN PÉNDULO

Prepara una bola de corcho sintético blanco, recúbrela de pan de oro, así el intercambio electrónico se produce más rápidamente.

El soporte para la bola, fácilmente se construye dando la forma correspondiente a una varilla de latón que después se sujeta a otra varilla aislante, que a su vez irá embutida en una peana a nuestra elección.

Para el funcionamiento del péndulo una barra electrizable por frotamiento es imprescindible, que podemos hacernos con un tubo de plástico, al cual ponemos un mango de madera. Un trozo de piel es lo mejor para frotar.